Inicio > REVISTA EDUCATIVA > Panorama de la educación > Informe SOS Racismo 2009
¿QUIENES SOMOS?
HISTORIA
IDEARIO DEL COLEGIO
OBJETIVO GENERAL DEL CURSO
NUESTRO CENTRO
TUTORIAS
CONTACTA CON LOS PROFESORES
SECRETARIA
COMEDOR
ACTIVIDADES CULTURALES
ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS
COMUNIDAD EDUCATIVA
PASTORAL
ANTIGUOS ALUMNOS
FOTOS COLEGIO
NOTICIAS GENERALES
AGENDA
FIESTAS COLEGIO
CORRESPONDECIA CON LOS PADRES
CONDICIONES PARA EL ESTUDIO
PÁGINAS EDUCATIVAS DE INTERÉS
REVISTA EDUCATIVA
Panorama de la educación
ARTÍCULOS PERIODISTÍCOS Y PRESENTACIONES GRÁFICAS
Informe SOS Racismo 2009

En su informe anual SOS Racismo advierte de los riesgos del discurso que vincula crisis con inmigración, ya que contribuye al aumento de la xenofobia institucional.

Las crisis económicas suelen ser un terreno propicio para el avance de la xenofobia. No hay exactamente una relación directa, sino un vínculo influido, cuando no generado, por la gestión política que se realice para combatir las dificultades. El Informe Anual 2009, elaborado por SOS Racismo, asegura que el discurso político ha contribuido a consolidar la xenofobia institucional en España.

La ONG cita numerosos ejemplos para demostrar que, en 2008, España se ha alejado de la defensa de los derechos humanos para inmigrantes y colectivos de extranjeros. Estos derechos, incluso, fueron vulnerados y cuestionados por el propio Estado, lo que refleja una crisis más grave que la financiera: la crisis de valores.

Retorno voluntario

Para la organización, el racismo institucional, promovido mediante disposiciones legales, discursos e iniciativas políticas, tiene una gran influencia sobre el llamado racismo social, a menudo sostenido por el ciudadano anónimo que busca en el inmigrante al responsable de sus problemas.

SOS Racismo destaca que el Gobierno español ha impuesto una visión utilitarista de la inmigración. Los inmigrantes en situación irregular han sido estigmatizados y todavía se propone un mayor blindaje de las fronteras, aún cuando, en 2008, murieron 131 personas y otras 221 desaparecieron en naufragios producidos cuando intentaban llegar a nuestras costas.

La vinculación sugerida por el Gobierno entre la crisis económica y la inmigración se hace evidente en iniciativas como el Plan Voluntario de Retorno y en el aumento de la inversión en la vigilancia de las fronteras. La política de extranjería, por otra parte, se ha antepuesto a la política de infancia en los casos de menores inmigrantes no acompañados.

Las diferentes administraciones de las comunidades autónomas han recurrido a diversas estrategias para evitar cumplir sus obligaciones de tutela y protección, incluso al tratar demostrar la mayoría de edad de menores pese a pruebas científicas y documentales que lo desmentían. Mientras tanto, la Ley de Extranjería espera en las Cortes una nueva reforma.

Del olvido a la persecución

La xenofobia institucional también se ha impuesto en el bloque comunitario. La Comisión Europea aprobó en el pasado mes de junio la Directiva Europea de Retorno, calificada por SOS Racismo como la “directiva de la vergüenza”. Esta normativa permite que los inmigrantes en situación irregular puedan ser retenidos hasta un máximo de 18 meses y que los menores sean internados. El Pacto Europeo de Inmigración, mientras tanto, promueve la inmigración selectiva y fronteras menos flexibles.

El Informe Anual dedica un apartado especial a la situación del pueblo gitano, que ha pasado, según la ONG, del olvido a la persecución. El documento cita el caso italiano, donde los gitanos son encerrados en campamentos y vigilados durante las 24 horas en una clara muestra de racismo institucional.

Este tipo de medidas son, en definitiva, las que contribuyen a la construcción de una sociedad más intolerante y xenófoba. Los abusos perpetrados por algunos miembros de los cuerpos de seguridad y la impunidad en las acciones de grupos de extrema derecha realizaron acaban sosteniendo esta política discriminatoria, y encienden una alarma que debe ser escuchada a tiempo.

Más información